INICIO / MAPA DEL SITIO / DIRECTORIO / UBICACIÓN



PROMUEVEN A DURANGO COMO PRODUCTOR DE CHÍA Y AMARANTO



Villa Montemorelos, Dgo.- En el marco de la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a la comunidad de Cedral, San Luis Potosí, el investigador y profesor del Instituto Tecnológico Nacional de México-IT del Valle del Guadiana (TecNM-ITVG), Jesús García Pereyra, entregó al Mandatario Federal un paquete de alternativas de producción para el campo, propuestas que se basan en el potencial que tiene Durango para producir amaranto y chía, lo que contribuiría al combate del hambre, la obesidad mórbida infantil y la desnutrición en niños y adultos mayores. García Pereyra acudió a dicho municipio a invitación del gremio productor de amaranto que dirige a nivel nacional el ingeniero agrónomo zacatecano, José Luis Medina, promotor de la siembra, cosecha e industrialización del amaranto y la chía en México. Granos incluidos entre los 40 productos de la canasta básica del organismo SEGALMEX (Seguridad Alimentaria Mexicana), descentralizado de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del gobierno federal, y que serían distribuidos en las 34 mil tiendas de Liconsa -en su fusión con Diconsa- a nivel nacional. El maestro investigador del TecNM-ITVG le presentó al Presidente López Obrador las ventajas competitivas que tiene el estado de Durango, en cuanto a superficie agrícola apta para la siembra de semillas de amaranto y chía. “Estos granos son promovidos desde el Senador de la República por el legislador José Narro Céspedes, presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, impulsor de la reforma al artículo 179 de la ley General de Desarrollo Rural Sustentable, con la que de 17 productos actuales existentes en la canasta básica, se pretende pasar a 40, incluyéndose la carne de res, puerco, pollo, verduras y los granos chía y amaranto”, explicó Jesús García Pereyra. APOYO PARA LA PRODUCCIÓN Una vez aprobada la reforma a dicha ley, especificó, los citados granos podrán ser distribuidos en forma de harinas, semilla básica, harinas integrales en todas las tiendas de SEGALMEX a nivel nacional y lo más importante, es que el concepto de apoyo para mecanización incluye la entrega a los agricultores de sembradoras, cosechadoras, reventadoras de grano y molinos. La propuesta entregada en San Luis Potosí al Presidente de la República, fue turnada a Ignacio Ovalle Fernández titular de SEGALMEX, para lograr el pasado ocho de febrero la presentación del proyecto en reunión plenaria de los productores de amaranto a nivel nacional. COMERCIALIZACIÓN En lo referente a la fase de comercialización, se abordaron tres puntos fundamentales, siendo uno de ellos que Durango sea considerado a nivel nacional como entidad potencial para la siembra de semillas de amaranto y chía, específicamente en ocho de sus 39 municipios con capacidad de siembra mediante parcelas demostrativas, desarrollando un paquete tecnológico que abarque desde la siembra hasta comercialización, a la par de considerar como entes dispersores y de acompañamiento logístico al TecNM-ITVG, al CIIDIR-Instituto Politécnico Nacional Durango y al INIFAP campo experimental Valle del Guadiana. Además, se solicitó al Senador Narro que el precio de garantía para el grano de amaranto sea de 30 mil pesos tonelada y de 40 mil para el grano de chía, a fin de que se convierta en una nueva alternativa más rentable de producción para los campesinos y, de esta forma, quitarle presión a las siembras de frijol en Durango. MICROEMPRESAS También se propuso que el TecNM-ITVG, sea el impulsor de la capacitación rural para la industrialización del amaranto y la chía, esto, mediante talleres rurales en los diversos municipios del estado para impulsar el empoderamiento de la mujer campesina con la formación de pequeñas microindustrias. En dichas microindustrias se promovería un valor agrado para el amaranto y la chía, a través de la fabricación de bebidas nutritivas, mazapanes, galletas y barras energéticas que fácilmente pueden distribuirse en las comunidades rurales a través de los desayunos escolares, por ser alimentos con un fuerte componente de proteínas y libres de azúcar y gluten.